blog

WordCamp Jakarta 2017

Hace ahora tres semanas que acababa de volver a Shanghai después de la primera WordCamp fuera de europa a la que me acercaba y la experiencia no pudo ser más completa. El año pasado me quede con las ganas de ir a Bali para la WordCamp Denpasar 2016 y todo lo que me contaron fue tan positivo que este año ni una duda, que Rocio estuviera entre los ponentes fue ya la guinda del pastel.

El jueves a medianoche llegaba a Jakarta y por las horas intempestivas me libraba de uno de los traficos más densos del planeta, en solo media hora el taxi me dejaba en el hotel del evento, un hotel moderno en una zona industrial con unas instalaciones perfectas para acogernos a los alrededor de 300 participantes.

El viernes por la mañana tuve la oportunidad de pasar parte del día con la gente de Automattic y Human Made que allí estaban y compartir cómo trabajan equipos distribuidos por el mundo de empresas tan punteras. Ya por la tarde el hotel se empezó a llenar de participantes y gente de la comunidad WordPress de Indonesia con la que pasamos la tarde/noche en un muy buen ambiente.

Wapuu Ondel-Ondel
Wapuu Ondel-Ondel

WordCamp Jakarta 2017

El sábado 4 por la mañana empezábamos como es tradicional, mucha gente alrededor de la mesa de registro, camisetas con Wapuus, pegatinas, chapas y café, mucho café durante todo el día durante las charlas y en medio de conversaciones con developers locales, extranjeros que trabajan en indonesia y nómadas digitales que por allí se habían asomado.

Los dos tracks se habían separado en charlas puramente técnicas y otras sobre creación de contenido, comunidad, social media o experiencias personales. Nivel muy alto en algunos ponentes, muy diverso y hasta el ponente más joven, 11 años, que recordamos en una WordCamp. La lista completa de ponentes está en la web de la WordCamp Jakarta y los vídeos espero que pronto en WordPress.tv

WordCamp Jakarta 2017

Como no puede ser de otra forma la jornada terminó con after party, música y buen ambiente.

Viajar por el sur de Vietnam

Así que la idea de metrópolis asiática se transformó en mochila por el sur de Vietnam.

Vietnam es un país muy diferente Norte-Sur, geográficamente y culturalmente. Un poco por casualidad pensamos que sería mejor no tratar de ver ambas partes en el mismo viaje para tener más constancia de las diferencias a la vuelta y planificamos todo el viaje por el sur. La ruta sería:

Delta del Mekong >> Phu Quoc >> Ho Chi Minh City

Ahora mismo Vietnam está lejos de otras zonas del Sudeste asiático en cuanto a turismo, es gran parte de su economía pero no es una zona de grandes resorts y arena blanca, hay algunos y planes para subirse al carro pero de momento ver Vietnam requiere algo de mochila y adaptación.

El delta del Mekong es una zona de comunicaciones complicadas por tierra por la mala calidad de las carreteras y el tráfico lento y denso de scooters. Lo más conveniente es buscar alguna agencia que haga partes del viaje en barco, que permita visitar las plantaciones a las riberas del rio y ver diferentes ciudades cernanas. No recomiendo ninguna agencia en especial porque todas tienen claroscuros, revisar los últimos comentarios online suele ser la mejor forma de elegir y no tener demasiado en cuenta los precios, los precios altos no siempre indican mejor calidad o trato.

La idea de bajar por el Mekong hasta Phu Quoc es interesante pero no te vuela la cabeza, poder parar en mitad del rio y ver los mercados flotantes de frutas es muy auténtico así que le daremos un meh alto aunque la comida merece más nota.

Mekong delta

Mekong Delta

Phu Quoc es una isla vietnamita cercana a la costa de Camboya. Desde hace años suena como uno de los destinos del futuro en la zona, tiene un buen aeropuerto internacional, mejores comunicaciones que la propia Ho-Chi-Minh City y hasta un parque de atracciones pero no termina de arrancar. Sigue teniendo el encanto de una isla pequeña en Asia y un montón de inversiones a medias que pensaban que sería el nuevo Phuket.

Phu Quoc

La isla es lo sufientemente pequeña como para vivir allí y moverte en scooter o taxi a cualquier punto de la isla en 20-30 minutos máximo. La capìtal, Duong Dong, es una ciudad (sic) donde vive gran parte de la población de la isla (85000 dice Wikipedia) y están concentrados los alojamientos, servicios y economia. La isla tiene suficiente encanto para pasar unos días de playa, snorkel, senderismo no muy intenso y hasta algo de vida nocturna cerca del mercado nocturno. Los precios son bastante bajos aún en casi todo salvo en el marisco, pagamos lo mismo por cenar unas gambas gigantes a la plancha que por la habitación del hotel 😅.

Llegamos a Saigon / Ho-Chi-Mihn City en avión por la noche y la primera impresión no puede ser mejor, ciudad ruidosa, con mucho ambiente por las calles y sensación de ser segura para salir sin muchas preocupaciones.

Ho Chi Mihn City

Durante el día la ciudad se descubre caótica, y con la mezcla de huellas que las diferentes dominaciones han dejado durante años. Ho-Chi-Mihn es ciudad de patear, el transporte público se basa entero en buses destartalados y taxis, el tráfico es terrible y es que hablamos de una ciudad de 9 millones de habitantes con 7 millones de scooters.

A destacar el Palacio de la Reunificación, el Palacio de la Opera, el Ayuntamiento, la catedral y mi favorito, la Oficina central de correos.

Buu dien Thanh pho

Mención positiva además para el museo de la revolución y el museo de restos de la guerra y negativa para los Tuneles de Cu Chi, que podría ser una centro interesantisimo de lo que ocurrio durante la guerra de Vietnam y ha acabado convirtiendose en un parque temático de la guerra, muy rentable, eso si.

Para rematar el viaje nada mejor que un curso de cocina local para aprender a entender un poco más la comida vietnamita, una de mis favoritas. Es dificil recomendar una porque hay docenas pero si es especialmente recomendable buscar una que incluya una visita por el mercado Ben Thanh que, no solo por la comida, es un sitio muy interesante.