Lluvia, lluvia y mas lluvia.

Vaya dos días, especialmente el martes, con los que nos ha bendecido el tiempo en Viena.

El lunes…

empezó bien con sol de justicia y calorcito del bueno para pasear, nos echamos a las calles y nos comimos todo el centro de la ciudad en un ratejo: catedral, opera, karlsplatz y naschmarkt. Rematado todo con un DönerSandwich enorme y una cerveza, para alimentar el espiritu.

Foteros

De tarde y por esas cosas que pasan, nos tomamos un par de cervezas en el MuseumsQuartier con Susana e Ignacio, dos ex-compañeros de trabajo que estan de gira por Austria estos días. En mis últimas 5 visitas a Valladolid habia tratado de quedar con ellos, pero nunca se pudo, en Viena si.

Siesta improvisadaEl primer día pasó factura, especialmente a Sergio pero despues de una siesta improvisada, acabamos cenando Sushi para completar la jornada 1 del viaje.

El martes…

Por si fuera poco el palizón del lunes, la noche del mismo nos reservó un chaparrón de despedida y prólogo del día siguiente.

Lluvia de alto contraste

El martes ha sido gris, languido, lluvioso, plomizo, espeso y hasta frio. Un asco, con palabras llanas pero estamos a principios de viaje y hay energia suficiente para echarle pelotas al asunto.

Así es imposible

Esto es, pelotas y a Schönbrunn, el palacio de Sisi, para enterndernos. Una salvajada de palacio enorme con unos jardines inmensos y coronados por la Gloriette, ahora una cafeteria de lo mas clásico con una vista panorámica de la ciudad.

Gloriette

Llueve sobre mojado

Indice al cielo

Y con esto todo, porque no dio tiempo para mas… turismo. La cena fue tiempo para relax, cervezas, comida tradicional austriaca, risas y acordarse de la madre del que inventó la lluvia en vacaciones.

Una respuesta a “Lluvia, lluvia y mas lluvia.”

  1. melvar dice:

    LA MADRE QUE TEEE.. !!.. la primera en “la frente” ..