Split, final de trayecto

Con mucho retraso escribo la última parada del viaje a croacia de este verano. A ver si me acuerdo…

Salimos de Dubrovnik pronto por la mañana para hacer en coche el camino hasta Ploče, en ese punto nos dividiriamos, el cocher seguiria dando vueltas por Croacia y Bosnia, mientras Sergio y yo nos ibamos… en autobus a disfrutar de las maravillas de la carretera de costa croata.

Recorte al adriatico (by Weiko)
El viaje fue largo y tortuoso pero el apartamento, impecable como a lo largo de todo el viaje, nos esperaba muy cerca de la estación de autobuses y al lado de este el restaurante recomendado: Galija. Posiblemente la mejor pizza que haya comido. Recomendado.

El palacio diocleciano.
Básicamente el turismo en Split es eso. 30000 metros cuadrados de palacio de mas de 2000 años que en vez de ser mostrado como museo, sirve para dar cobijo a viviendas, tiendas, bares, restaurantes y casi cualquier cosa que se os ocurra. Seguramente por eso sigue en pie.

Palacio Diocleciano (by Weiko)
Y en eso se nos fue el último día del viaje, en pasear, perdernos y encontrarnos por dentro del palacio diocleciano y por supuesto, en tomarnos la última cerveza sentados al pie de la torre del palacio, un marco incomparable.

Asomado desde el Palacio Diocleciano (by Weiko)

Lo de las cookies

Si, la web utiliza cookies como todas las demás webs del mundo y si, tenemos información como nos obligan los 24 mandamientos. Si sigues por aquí asumimos que das tu consentimiento para la aceptación de las dichosas cookies. Te prometemos que no vamos a hacer nada. Aquí tienes más información: información sobre las cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies