A medio camino

Aprovechando las 3 horas de viaje de vuelta desde Ilha Grande hasta Rio para coger el vuelo a Iguazú hago resumen.

Rio de Janeiro es una gran ciudad, enorme en apariencia y si bien la sensación no es de tranquilidad, no es el peligro que todas las guías cuentan si se tiene un mínimo de sentido común y se pregunta donde ir y sobre todo, donde no.

Ipanema
Ipanema

Las visitas guiadas no son la forma ideal de ver una ciudad pero en el caso de rio solucionan una papeleta, las enormes distancias y lo extraño que es el sistema de transporte público de la ciudad. Además la mayoría incluye las entradas a las visitas (excepto a Maracaná) y si es lo suficientemente larga, también la comida en una churrasqueria. Dependiendo de la cantidad de visitas, el tamaño del grupo y la habilidad para regatear el precio puede ir de 80 a 180 reales (de 40 a 90 euros aprox.) en mi opinión es la solución ideal para la primera visita a Rio.

Angra dos Reis – Ilha Grande
DSC_3506-3
Viajar desde Rio en bus de línea y en ferry o catamaran despues es el medio mas común para llegar a la isla. Al llegar hemos visto empresas que hacen la conexión con microbuses, mas rápidos aunque un poco mas caros.
Si piensas viajar no confíes en la puntualidad, especialmente en barcos, de 40 minutos se pasa a 1h20 sin avisar.

Como ya conté, Ilha Grande es una isla cuidada hasta el extremo de no permitir el trafico de vehículos a motor por las calles, con pocos habitantes y sin hoteles tradicionales, todo son “Pousadas”.

Las actividades en la isla siempre implican playa o selva, puedes cruzarla haciendo senderismo o rodearla. A medida que pueda ampliaré el post de Ilha Grande.

Y en lo que escribo esto vamos llegando a Rio para saltar a Foz do Iguaçú. Tercera parada del viaje.